diumenge, 8 de febrer de 2009

Aprovechando la ocasión...




He aquí una de las muestras de que el arte no tiene límites.
Estas piernas pertenecen a Ariana Page Russel, artista norteamericana cuya enfermedad, la dermatografía, fue su fuente de inspiración para experimentar y mostrar sus creaciones sobre su propio cuerpo.
Es por ésto que sus obras se centran en la piel, sus tonos y todo lo que a ella se refiere.

Podreis encontrar éste y otros muchos diversos trabajos en su web oficial: www.arianapagerussell.com

2 comentaris:

MAVI MEZQUITA ha dit...

Jo conec aquesta malaltia, però la ocurrència d'aquesta dona em sembla una miqueta masoca.
La foto és xula, Abel.

fR4nC1$ ha dit...

La verdad es que a veces hay que saber donde está el límite. Este caso, por ejemplo, es pasarse un poco de la ralla. Es original, pero también se puede ser original sabiendo moderarse.